Cerca de 100 mil mujeres rurales trabajan en desarrollo de capacidades y lideran emprendimientos

La mujer de las comunidades rurales de la sierra y la selva cada vez es una activa protagonista en el desarrollo de los proyectos productivos que promueve el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – Midis a través del Foncodes. Ellas, destacan en su papel de usuarias, yachachiq, miembros de los núcleos ejecutores, líderes de emprendimientos rurales inclusivos, además de su rol de hijas, esposas, madres.

Desde el año 2012 a la fecha, un total de 98 mil 341 mujeres participan en el proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai son la muestra de la equidad de género que se promueve desde una institución del Estado que llega a los lugares más recónditos del país.

Usuarias

Rosaura Livaque Vásquez y su madre María Consuelo Vásquez Sánchez viven en el caserío de Chororco, en Chota, Cajamarca. Como usuarias del proyecto Haku Wiñay, recibieron seis cuyes hembras y un macho y, ahora, tienen más de 200 ejemplares, los crían de manera tecnificada. Además, cultivan hortalizas, venden huevos de gallinas, tienen su vivienda ordenada con cocina mejorada y agua segura, producen abonos orgánicos para sus cultivos y hortalizas.

Así como ellas, miles de mujeres usuarias de Haku Wiñay (en la sierra) y Noa Jayatai (en la selva) son las responsables del manejo de tecnologías productivas con óptimos resultados: manejo de biohuertos, cuidado de animales menores, lideran emprendimientos, venden productos en las ferias locales y regionales, administran mejor el dinero que ingresa al hogar. Ello contribuye a la mejora de su autoestima y les brinda una nueva dimensión económica y social a sus vidas.

La venta de hortalizas y otros productos, permite a las mujeres tener ingresos económicos. Aun no siendo cuantiosos, les quita la presión de dependencia con respecto a su pareja y potenciales conflictos conyugales. Al tener mayor autonomía económica, sienten que “su libertad de elegir y decidir sobre sus vidas” ha mejorado comparado con otras mujeres rurales.

Emprendedoras

Los concursos de emprendimientos rurales inclusivos del proyecto Haku Wiñay son la oportunidad que esperan muchas mujeres – y también hombres – para hacer realidad sus planes de negocios y así trabajar por su ansiada autonomía económica. De allí han surgido muchos negocios exitosos, liderados por mujeres. A nivel nacional, son 18 mil mujeres son líderes y también participan como integrantes de los negocios rurales.

Yola Arce, Mónica Rico, Raquel Silva y Gladys Juscamayta emprendedoras de «Biohuertunchiq Salud y Vida» proveen frescas verduras al programa de alimentación escolar Qali Warma” en el distrito San José de Ticllas, provincia de Huamanga, en Ayacucho.

Vila Gloria Nuñez y sus socias son las «mujeres guerreras y valientes» dedicadas a la “crianza de peces gamitana” en la comunidad de Tsuntsuntsa, distrito de Aramango, provincia de Bagua, en Amazonas.

Cleofé Layme Huañahui, Rocío Jiménez Totocayo, Eva Ancalle Ccachuco y Delia Jiménez Jara, son cuatro socias “Las costureras de Maukallacta” de confección de coloridas polleras que son vendidas en la cuenca alta del Cañón de Cotahuasi, en La Unión, Arequipa.

Eufemia Cerquera Burga, de distrito de Curimaná, provincia de Padre Abad, en el departamento Ucayali, producen una aromática pasta convertida en delicioso chocolate.

Estos son solo algunos de los negocios rurales del proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai que representa el liderazgo, esfuerzo y creatividad de la mujer peruana, quien participa, gestiona y conduce proyectos de desarrollo productivo y emprendimientos rurales mejorando notablemente la economía y la calidad de vida de sus hogares.

Yachachiq

Desde el año 2012 a la fecha, un total 2 mil 711 mujeres se han desempeñado como yachachiq, talentos rurales que brindan capacitación y asistencia técnica a los hogares usuarios en zonas rurales de la sierra y selva.

Anataly Rodríguez Ágreda es yachachiq productivo del proyecto Haku Wiñay en la Comunidad Campo Alegre, distrito Calamarca, provincia de Julcán, en La Libertad. Ella es bachiller en agronomía, tiene 8 hermanos, proviene de una familia de bajos recursos económicos. “Soy una campesina más. Como yachachiq tengo la oportunidad de trasmitir mis conocimientos a las familias para que se alimenten y vivan mejor”, refiere.

Eliza Quichca Quiroz, del distrito Salcahuasi, en Tayacaja, Huancavelica. Sus estudios de agropecuaria y su dominio del quechua le abrieron las puertas de las familias en su labor de yachachiq. Todos los días se levanta a las 5 de la mañana, camina hora y media para llegar a las comunidades de Santa Cruz de Pueblo Libre, San José de Silda, Ccarccancha, Hurpay y al propio distrito de Salcahuasi. “Con las capacitaciones y el trabajo en campo vamos cambiando la vida de las familias”, comenta.

Elizabeth Huachacca Chávez es yachachiq, trabaja con 50 familias en caseríos del centro poblado de Macashca, distrito y provincia de Huaraz, en Áncash. Ella es padre y madre para sus tres hijos, con Haku Wiñay está saliendo adelante. “Ya tengo cómo mantener a mis hijos y vivo feliz con ellos. No me falta nada, trabajo en lo que a mí me gusta. Haku Wiñay ha cambiado mi vida y de muchas familias”.

Tesoreras de Núcleos Ejecutores

Las mujeres rurales al incorporase a los proyectos productivos del Midis, han desarrollado capacidades y habilidades de gestión y están asumiendo roles de mayor responsabilidad. Dirigen o son tesoreras de los Núcleos Ejecutores de Foncodes, administran fondos para el desarrollo de capacidades productivas y emprendimientos rurales con el proyecto Haku Wiñay/Noa Jayatai.

El 36% de las personas que ocupan la función de tesoreras de los Núcleos Ejecutores de Haku Wiñay/Noa Jayatai son mujeres. Esta cifra expresa el rol cada vez más importante que cumplen en terrenos tradicionalmente liderados por los varones. Ellas rinden cuentas a la población y autoridades locales en asambleas comunales. Son 229 Núcleos Ejecutores constituidos. En 83 de estos las mujeres tienen el cargo de tesoreras, cargo ad honorem, es decir, no son remunerados.

Estas mujeres son responsables de custodiar los fondos y usarlos con transparencia y honestidad, pagar las remuneraciones de los profesionales y técnicos como yachachiq, facilitadores financieros y capacitadores, entre otros. Igualmente adquieren y pagan los bienes y servicios para el desarrollo de los proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *