El director del establecimiento penitenciario Lurigancho suscribió un acta de entendimiento con una empresa de artesanía que beneficiará a quince internos.

Internos

la empresa se dedica a la fabricación de artesanía y estructuras de arbolitos bonsái en piedras semipreciosas y los internos se encargarán de la línea productiva que involucra alambrado, etiquetado, selección y preparación de piedras, etiquetado, pintado y acabado.

Previo a la selección de los internos, el grupo pasó por el proceso de inducción donde la empresaria los capacitó en la labor y valoró la disposición que mostraron para el trabajo. “Ahora, con la formalización de la alianza, iniciaremos el proceso de producción” manifestaron.

De esta manera, en el penal Lurigancho se viene impulsando la práctica laboral como medio resocializador en beneficio del tratamiento penitenciario y de la economía de los internos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *