Lucio Pascual Yumanga es el tercer líder asháninca asesinado en lo que va del año.

Denuncian desaparición
Fuente. CAAAP

Su cuerpo sin vida fue hallado con un impacto de bala en las costillas por los miembros de su comunidad La Paz de Pucharine, ubicada en la el distrito de Puerto Bermúdez, en la provincia de Oxapampa, región Pasco, una semana después de que se alertara de su desaparición. Había salido a cazar con su hermano el 25 de noviembre, pero ninguno de los dos retornó.

Tras enterarse de lo sucedido, tres comuneros salieron en su búsqueda, pero tampoco volvieron.

La comunidad denunció el hecho el último viernes, tres días después de que encontraran el cuerpo del líder indígena, pues para llegar hasta la comisaría de Puerto Bermúdez se debe emprender un viaje a pie durante dos días y medio, y navegar por el río durante medio día más.

Es por eso que, desde las organizaciones indígenas se solicita la llegada de un helicóptero con personal policial y del Ministerio Público para proceder con el levantamiento del cadáver, iniciar las investigaciones correspondientes y emprender la búsqueda urgente de los cuatro indígenas desaparecidos.

Según declaraciones del apu Berlin Diques, presidente de la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU), en entrevista con el CAAAP, se estarían manejando hasta tres hipótesis sobre los posibles implicados en el crimen y las desapariciones. «Una es cercana al narcotráfico. La otra es invasión de territorio, porque están en la zona de amortiguamiento de la Reserva Comunal El Sira. Y la otra es que puede ser tala ilegal.

Por eso tiene que ir la policía al lugar de los hechos y recabar la información de forma más eficiente», sostuvo. De acuerdo al pronunciamiento emitido esta tarde por ORAU, los desaparecidos son tres hombres y una mujer: Se Beri Yumanga Shario, Abdias Pascual Yumanga, Javier Pascual Marincana y Yosner Pascual Canchivo.

El presidente de ORAU mencionó que, si bien se reunió con representantes del Ejecutivo esta tarde para que coordinen la búsqueda de los desaparecidos, el levantamiento del cadáver y el inicio de las investigaciones para encontrar a los culpables, hasta el momento no hay ninguna respuesta positiva.

«Con urgencia, desde las organizaciones indígenas solicitamos la intervención del Ministerio del Interior, de Justicia y Cultura (…) En la mañana me dijeron que estaba organizándose la planificación con el ministro del Interior. Pero lo único que me reporta la gestora local de Puerto Bermúdez es que llegó la policía», mencionó el apu. Asimismo, recordó que hace pocos días se reunió con cinco viceministros para ver la implementación del camino intersectorial, sin embargo; hasta el momento son lineamientos que no se ajustan a la propia realidad de la acción.

«Ya nos ha pasado tantas cosas que no podemos seguir permitiendo la burocracia tema del sector público, que hace que las acciones demoren y no se atienda a la población que más lo necesitan», mencionó el representante indígena.

Finalmente, desde ORAU se solicitó el despliegue de un plan de seguridad que prevenga nuevos hechos de violencia para detener las agresiones y la inseguridad que pone en riesgo la vida de las población indígena que se dedica a la defensa de sus territorios.

El asesinato de Lucio Pascual Yumanga no es el único ocurrido este año. En marzo pasado fue asesinada la lideresa indígena asháninca Estela Casanto, perteneciente a la comunidad nativa Shankivironi, en el valle del Perené de la región Junín.

En junio, Marcos López Huanca, secretario de la organización indígena Ecosira recibió el impacto de un proyectil y falleció. Si se confirman las sospechas, Lucio Pascual Yumanga sería la novena víctima en lo que va de la pandemia.

Fuente. CAAAP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *